Mantente informado de El mas deslumbrante forma del Rfc y la Factura electrónica.



La facturación electrónica en su versión 3.3 fue difundida el uno de julio de dos mil diecisiete, se creía que el canje se realizaría rápido, sin embargo, no fue de esta forma, y el SAT tuvo que exender la fase de reemplazo prácticamente hasta fin de año, plazo al cual se llegó con mucho rezago, teniendo que establecer la fecha del 1 de diciembre de 2018 como nuevo plazo para cumplir lo deseado y esperando que para ese punto se fusionaran las fuentes informativas. Desde entonces hasta hoy han sido varios días, y algunas personas continuan sin advertir el porqué del de la conversión. Pero es más sencillo de lo que parece, debido a la mayor presencia que tiene el Servicio de Administración Tributaria y como ha puesto las herramientas al alcance de los interesados, se han anexado a la táctica fiscal muchos pequeños empresarios que hasta hace poco eran informales, como también aquellos que apenas empiezan en el mundo laboral, transformándose en contribuyentes formales, por lo tanto se requiere mayor eficiencia, fluidez y sencillez en las herramientas que estos usan.

200 facturas por segundo son creadas en nuestro país, lo que equivale a la interacción de 400 personas físicas o morales, y naturalmente el Servicio de Administración Tributaria, estos convenios ocasionan grandes lotes de información la cual ha de ser manejada de forma correcta para resguardar la faceta fiscal de los 63 millones de anotados en el rfc, cifra variable, ya que entran al registro un gran número de personas. Naturalmente, se trata de una buena nueva para Hacienda, ya que esto evidencia el buen trabajo que se está haciendo, y también que la relación con los tributarios se vuelve poco a poco más sólida.

Es justificable que para muchos sea embrollado permutar el procedimiento de facturas, ya que se trata de un procesamiento desmedido que abarca inversión, capacitación y riesgo, sin embargo, procurar que las fuentes de información fiscal se unificaran y subiesen su nivel ayudándose de la tecnología requirió de una tarea titánica. Asimismo, se necesitó una capacitación intensa y constante, como la relación con el sector empresarial. Tratándose de los tributantes, tuvieron el tiempo preciso para completar su paso de un estilo a otro, ya que, pese a que la versión tres punto tres se puso en marcha el 1 de julio de 2017, la obligatoriedad se hizo efectiva hasta el primero de los días del actual año, por lo tanto, un límite de 6 meses es suficiente para procurar un canje escalonado y apropiado.

Con la actualización de la factura electrónica se ha logrado facilitar el cumplimiento fiscal y mejorar el control tributario, pero si le resulta interesante conocer más a fondo todos y cada uno de los detalle, puede hacerlo consultando las especificaciones técnicas del CFDI tres punto tres proclamadas en el Anexo veinte, encima puede mirar el catálogo, la estructura y el estándar incluidos en el portal web del Servicio de Administración Tributaria. Ahí mismo está disponible una herramienta gratuita para producir la factura con las nuevas reglamentaciones. Para su utilización se requiere la firma electrónica y certificados de sello digital actuales, mismos que solo se consiguen luego de enlistarse en el Registro Federal de Contribuyentes.

A grandes rasgos, la reorganización abarca veintidós nuevos campos de datos sobresaliendo el uso de CFDI, régimen fiscal del emisor, número de registro tributario del receptor, uso de CFDI para el receptor, aparte esta versión posee 17 nuevos catálogos, como: clave en unidades de medida, distrito postal, y sobre todo clave- producto- servicio. por lo tanto ahora se debe que escoger de entre más 50 mil códigos la clave del producto. Inclusive se adicionaron cuarenta y seis reglas, entre ellas el rfc del receptor registrado; franja horaria basada en el C.P. del emisor; régimen fiscal del transmisor. La norma para validar el Registro Federal de Contribuyentes, esta funciona comprobando haciendo uso de PAC, si el rfc del receptor se encuentra en la base de datos del Servicio de Administración Tributaria, y si no hay coincidencias, la factura no es timbrada, con esto se evitan manejos indebidos y transformar la relación del contribuyente con la autoridad tributaria. Ya que es común manipular los egresos, con el objetivo de eludir impuestos, pero habrá mayor comprobación sobre esto, constatando antes de aprobar cualquier factura, que en realidad el contribuyente existe y esté justamente enlistado.

A pesar de que adoptar la nueva revisión compromete mucho en su web trabajo, realmente merece la pena por la seguridad que ofrece a cambio, a fin de cuentas, la adaptación y el progreso van de la mano y todo aquel que desee salir adelante, lo va a hacer a la par del crecimiento de la economía y sus orden de regulación.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *